Cuando quieres comprar online, pero no a los gigantes de internet

Hay muchos gigantes de la venta en internet, y no voy a citar ninguno de sus nombres. Porque basta buscar un producto en Google para que aparezcan con los mejores precios. Ãptimos resultados para el consumidor perezoso, y en general lo somos. Eso reduce las posibilidades de elecciÃn, limitando al mediano y pequeÃo comercio. Aquà es cuando salta el amigo troll para decirte: compramos ahà porque es mÃs barato. No siempre es cierto. Es el primer precio mÃs barato que hemos encontrado online. Pero los resultados no son inocentes, estÃn dirigidos al interÃs de unas cuantas empresas.

Cuando investigas descubres que si buscas el producto por el nombre de fabricante y su modelo, los resultados cambian. Aparecen los gigantes de la venta online, pero tambiÃn otros, y entre ellos, si buscas, algunos que tienen idÃntico precio. Te lleva un poco mÃs de tiempo saber quiÃn es cada empresa, si nacional o de otro paÃs de la UE, o del mundo. Tienes que entrar en sus pÃginas e ir al quiÃnes somos. Personalmente desconfÃo cuando no lo incluyen. Cuando lo hacen, y dependiendo del texto, enseguida notas la redacciÃn profesional del publicitario, o la emociÃn genuina del dueÃo del negocio.

Hoy me llegà una bomba de extracciÃn de aguas sucias, que le comprà a mi suegro, porque aunque le he puesto un ordenador conectado a internet, no se siente demasiado seguro. Me vino con las ofertas de los grandes, a consultarme, porque usar Google, claro, sà que sabe. Le expliquà que no tenÃan porque ser los mÃs baratos, aunque solÃan serlo, pero algunos de ellos tratan muy mal a sus trabajadores, y como Ãl lo fue, y yo lo soy, debÃamos comprar a alguien que los trate bien. Eso no le importà mucho, siempre que su bomba llegara.

Elegimos un modelo por caracterÃsticas de potencia de extracciÃn, y un fabricante porque nos daba garantÃas. Yo busquÃ, como indicaba, en un par de buscadores. Entre los resultados habÃa dos empresas gigantes de internet y dos que no me sonaban, pero que tenÃan los mismos precios que las otras. Investiguà estas Ãltimas, una era un gran grupo francÃs, incluso me parecÃa haberlos oÃdo nombrar, quizà de alguna publicidad. La otra era una empresa familiar de San Juan, Alicante. Primera sorpresa econÃmica, el precio de los gigantes no incluÃa envÃo, pero la de estos dos, sÃ. Rechacà la francesa, de igual precio, para apoyar un negocio nacional, yo vivo en EspaÃa y me parece interesante apoyar a negocios del paÃs, que pagan -confÃo- sus impuestos aquÃ. El trato estuvo muy bien, se notaba el negocio pequeÃo donde hay un humano detrÃs de los emails que se te envÃan, alguien preocupÃndose por ti. Me gustà tambiÃn que el mensajero que vino a traÃrmelo era un hombre mayor, creo que dueÃo de un negocio o franquicia de reparto donde Ãl hace el reparto cercano a su oficina. Porque arrima el hombro como los demÃs. Si no lo es, es en todo caso un trabajador mayor de 45 y eso me gusta, porque sà lo difÃcil que es trabajar despuÃs de esa edad si te quedas en paro.

El resultado conseguido era el que esperaba. No contribuir al monopolio de los gigantes de internet y apoyar el pequeÃo comercio. Sà que soy una gota en el ocÃano del consumo, y que esta decisiÃn no va a cambiar el mundo. Pero tambiÃn sà que hoy he ejercido esa pequeÃa parcela de libertad que me han ido quitando los polÃticos y el voto cada cuatro aÃos. A mi me gustarÃa elegirlos para que intentaran cambiar el mundo en mi favor, y en el de todos, pero no lo hacen. Comprar tampoco es un acto de rebeldÃa, pero elegir, siempre lo es.

etiquetas: artículo

» noticia original ()


Mas información sobre en Cuando quieres comprar online, pero no a los gigantes de internet