El BIM revoluciona en el sector de la construcción

En los más de 25 años que los profesionales de Onilsa trabajan en la construcción industrial, logística y comercial, jamás habían vivido una reconversión tan grande como la que se esta produciendo actualmente en el sector.

Onilsa, creada en 2011, hace años que apuesta por el uso del método BIM (Building Information Modelling) y la optimización de recursos para reinventar y mejorar el modelo de negocio tradicional, ha conseguido superar la crisis sin parar de construir.

Pionera en la aplicación del BIM, ha construido edificios para El Corte Inglés, SCA o AUDI, proyectos que la ha posicionado como una empresa solvente, de garantías y referente en el sector. “Hemos construido más de 100.000 m2 en los dos últimos años entre los que destacan naves logísticas para EL CORTE INGLÉS O TRANSABADELL, o naves y oficinas de producción para empresas como AUDI TOOLING, LUCTA, LABORATORIOS HIPRA o la ampliación de la papelera sueca SCA en Tarragona”, detalla José Manuel Hernández, director general de Onilsa.

Hasta el momento son pocas las empresas españolas que aplican el BIM en sus proyectos, una metodología que permite optimizar la inversión, anticipar problemas, evitar errores y acortar plazos de entrega de las obras. “Cuando trabajas para grupo industriales, inversores o empresas que necesitan invertir en la construcción o remodelación de sus instalaciones no puedes dejar nada al azar”, explica Hernández, “el el know-how de nuestros empleados en cuanto a diseño y a construcción, así como la aplicación de las nuevas tecnologías en el sector de la construcción es nuestro gran valor añadido”. Así Onilsa se ha convertido en referente del sector en la aplicación del BIM en la edificación industrial, logística y comercial.

Cambios a tiempo real, reducción de plazos y costes

Más allá de la planificación en 3D, el BIM permite introducir los datos de cada elemento de la construcción, de manera que cualquier pequeño cambio se realiza de forma integral y colaborativa entre todos los departamentos que intervienen. Ello permite no sólo reducir costes, sino también cumplir con los plazos de entrega que exige el cliente o incluso reducirlos.

“No se trata sólo de la mejora de las perspectivas económicas”, concluye Hernández, “se trata de un cambio tecnológico y de valores que conlleva una reconversión total en el sector. Onilsa ha demostrado estar comprometida para afrontar estos nuevos tiempos”.