De expectativas y pataletas: Carmena, la izquierda y otras cosas de meter

No paro de leer análisis sobre la desafección del voto popular con la gestión de Carmena y todos tienen bastantes notas en común:

En primer lugar, el planteamiento de unas expectativas irreales, que muchas veces ni siquiera estaban planteadas en el programa electoral (que ya de por sí era sumamente irreal).

 En segundo lugar, esas expectativas (ya de por sí irreales) rara vez se ven contentadas o compensadas. Da lo mismo que se haya trabajado mucho en ese tema, que se hayan hecho cosas o no, que la situación haya mejorado. Si no se cumplen tal y como yo quería, ya han fracasado irremediablemente.

 En este sentido, nunca se contextualiza. Da lo mismo que el gobierno esté en minoría, que la coalición gobernante sea sumamente heterogénea y defienda intereses de distintos tipos de población no siempre coincidentes, que la entidad gobernada no tenga capacidad competencial, legal o financiera para hacer lo que yo quiera. Eso no importa, debe ser hecho y si no es mi solución y es una de consenso por debajo de mis expectativas, ya no sirve.

 Pero el tercer punto es el más sorprendente de todos: la frustración conduce a la pataleta y a facilitar el mal mayor. No se han cumplido al cien por cien mis expectativas sobre determinado punto, así que no voto y facilito el gobierno a la derecha, que va a ser mucho más perjudicial para mí precisamente en ese punto, pero me da lo mismo, porque estoy enfadado.

¿Qué Carmena va a aprobar la operación Chamartín? Pues no la voto, que seguro que el PP no aprueba una operación Chamartín mucho más agresiva.

¿Qué se han hecho protocolos anticontaminación para toda la ciudad, pero también Madrid Central donde yo no vivo? Pues me enfado fuerte porque no se preocupan lo suficiente por la contaminación de mi zona, y que gane el PP, que no toma medidas anticontaminación de ningún tipo.

 No deja de ser sorprendente esta reacción que raramente se ve en la derecha. De algún modo la derecha sabe que, aunque sus expectativas no se cumplan, sus intereses siempre siempre van a estar mejor representados votando a la derecha.

No sé si es porque en las izquierdas ciframos más esperanzas de mejora personal a través de la vía política, y por eso tenemos una relación mucho más emotiva tanto en la construcción de expectativas irracionales como en la frustración posterior y consecuente resentimiento.

También creo que tendemos a darle más (demasiada incluso) importancia a nuestro voto. Y por eso la derecha vota siempre, pase lo que pase. Porque no le da importancia. Simplemente es un instrumento para alcanzar mejor sus intereses. Para la izquierda no, para la izquierda, el que quiera gobernar tiene que estar a la altura de nuestro voto (que es mucha) y si no, nada, preferimos morir vírgenes antes de entregar nuestra virtud a un adevenedizo.

 

Finalmente, por no extenderme, un bonus track sobre la generación de expectativas irracionales.

Aquí tenemos el ejemplo de esta afirmación de Carlos Sánchez Mato: www.meneame.net/story/madrid-puede-expropiar-viviendas-blackstone-paga

Mato, a quién tengo (y sé) por una persona honesta, sabe de sobra que esa afirmación es absolutamente falsa e irrealizable. Lo sabe porque además ha sido concejal de Hacienda. Pero la hace porque sabe de sobra que no va a tener que responder por ella. Que en ningún caso va a tener el suficiente poder político como para que sus votantes le puedan pedir el cumplimiento de esa afirmación. Pero claro, esa afirmación le sirve también para arrojársela a sus rivales de izquierda más posibilista ¿por qué no hacéis eso que yo digo que sí se puede hacer? Contagiando también esas expectativas al electorado de la otra izquierda.

Y por la aparte del receptor del mensaje también se entra al juego. También se quieren creer lo que les dicen (baste con ver el hilo enlazado, como se acepta acríticamente y se jalea la afirmación), e incluso les interesa creérselo, para poder seguir encaramados en su atalaya moral. Formación de expectativas irreales que conducen inevitablemente a la frustración. 

La solución pasa por unos políticos más responsables, sin duda, capaces de trasladar a los votantes unas expectativas razonables. Pero también pasa por unos votantes más serios, que desconfíen de paraísos lejanos y aprendan a valorar escenarios realistas, insatisfactorios, mediocres y de consenso. Porque la vida está ahí, es eso.

También debemos dejar esa relación emotiva con nuestro voto y empezar a verlo como lo que es, una (de entre tantas) herramientas para defender nuestro interés, e intentar usarlo de la manera más eficiente posible.

 

etiquetas: artículo

» noticia original ()


Mas información sobre en De expectativas y pataletas: Carmena, la izquierda y otras cosas de meter