Ahora sí, las literas ya pueden considerarse una opción segura

La necesidad de crear espacio en nuestros hogares, y en las habitaciones de nuestros peques en especial, hace que las literas, a pesar de su peligro, sean una realidad en muchas viviendas. No hace falta decirlo: los niños adoran las literas, ya que las posibilidades de juego en ellas son infinitas para sus creativas cabecitas, lo que las hace más tentadoras pero más peligrosas a la vez.

Lamentablemente, los datos existentes sobre accidentes con niños que duermen en literas son alarmantes. Según la Guía de Seguridad de Productos infantiles de la Alianza Europea para la Seguridad Infantil , las estimaciones, indican que cada año aproximadamente 19.000 niños de entre 0 y 14 años sufren lesiones relacionadas con literas lo suficientemente serias como para necesitar asistencia de urgencias.

Por suerte contamos con una excelente normativa de seguridad que rige la fabricación de las literas, así como también numerosos consejos de seguridad a la hora de utilizar las mismas. Sin embargo, aunque la litera cumpla la normativa, y nosotros cumplamos con todos los consejos, esto no implica que haya desaparecido el riesgo: Los niños siguen siendo niños, y a pesar de que les expliquemos y enseñemos el uso adecuado, un niño activo o travieso, o simplemente un niño que se mueve durante el sueño, puede terminar en una caída. Es por esto, que las barandillas tradicionales no siempre son suficientes, y tenemos la necesidad de un sistema de protección adicional que garantice la seguridad de nuestros peques.

Las redes de seguridad para literas de PequeSSeguroS son el primer sistema de seguridad que aumenta y completa la seguridad de las tradicionales barandillas de cama.

Se trata de un sistema de seguridad único, que al utilizarse junto con las barandillas de la litera, proporciona una mayor seguridad, convirtiendo la zona superior de la litera en un espacio sumamente seguro para nuestros peques. El sistema es altamente resistente, se adapta a las diferentes medidas de las literas y permite su apertura para abatir la red cuando lo necesitemos, como para hacer la cama, cambiar sábanas o acceder con el niño dormido.

Además, ni hace falta decirlo, a los peques les encantan por las posibilidades creativas que les dan las redes: Una fortaleza, un castillo, una casita. ¡sus literas se convierten en lo que ellos quieran!
Sin duda, una gran idea para hacer de las literas el espacio preferido de niños y aumentar la tranquilidad de los padres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *