Rentokil Initial: cómo mantener la higiene y evitar enfermedades en cruceros

El turismo de cruceros en España atraviesa uno de sus mejores momentos. Según los datos de Puertos del Estado, la afluencia de pasajeros de cruceros en 2018 aumentó en casi 10% respecto al 2017. Se trata de más de 10 millones de pasajeros que usaron estas embarcaciones durante el año en los 26 puertos habilitados en España para esta actividad, con preponderancia en las comunidades de Cataluña y Baleares.

La convivencia en los cruceros es estrecha. Los pasajeros pasan semanas en un espacio cerrado con áreas comunes como baños, salones y comedores, por lo que la transmisión de enfermedades contagiosas es bastante probable si no se toman medidas preventivas adecuadas.

Para reducir el contagio de este tipo de enfermedades en el verano, la multinacional dedicada a la eliminación de plagas, Rentokil Initial, ha preparado recomendaciones para cada vez que se tome un crucero:

Mantener el calendario de vacunaciones al día y consultar si se necesitan vacunas especiales para ciertos destinos. Es importante considerar el itinerario, la estación climática, la duración del viaje y las actividades que se realizarán.La globalización -con el consiguiente flujo masivos de personas de distintas partes del mundo- ha aumentado el riesgo de contagio de enfermedades que antes estaban confinadas a zonas específicas.

Vigilar la dieta. Evitar comer en abundancia, estar atento a posibles alergias alimentarias, dar prioridad a los alimentos cocidos, tomar agua embotellada y preferiblemente de marcas reconocidas, evitar el consumo de hielo y las frutas o verduras crudas.

Lavarse las manos. Está demostrado que cerca del 80% de las enfermedades como la gastroenteritis se transmiten por el contacto de las manos con el foco de infección. Es importante lavar las manos frecuentemente con agua y jabón, sobre todo antes de comer y después de ir al baño, y la instalación debe estar en capacidad de ofrecer dispensadores de jabón, así como secadores de manos. También se recomienda el uso de dispensadores de gel, que suelen estar muy presentes a lo largo de la embarcación, y reducir el contacto con los pasamanos y los pomos de las puertas.

Usar repelente de mosquitos de forma habitual. Es la forma más eficiente de prevenir la picadura de mosquitos y otros insectos, como avispas o moscas, que pueden ser una molestia y transmitir gran cantidad de enfermedades.

Inspeccionar la habitación o el camarote asignado. Los colchones, las almohadas, los somieres, el cabecero, las mesillas, los enchufes y las costuras de la lencería suelen ser el hábitat de las molestas chinches, insectos que pueden picar y causar escozor y alergias. En caso de que se detecten chinches, debe notificarse a la tripulación.

Protegerse de los cambios de temperatura. La diferencia entre la temperatura interior y la exterior, producida en gran parte por el uso de aires acondicionados, puede traer complicaciones como resfriados o enfermedades pulmonares si los conductos del aire no están limpios. Es importante ir vestido acorde con las condiciones climáticas dentro de la embarcación. En presencia de gripe, se recomienda usar pañuelos desechables.

Evitar instalaciones de agua de uso público. Algunas embarcaciones poseen piscinas, jacuzzis o servicios de hidromasaje que -aunque pueden ser muy cómodos y atractivos, especialmente en el verano- están expuestos a un uso continuado por gran cantidad de personas, por lo que son una fuente de infección si no se toman medidas higiénicas adecuadas.

Seguir las instrucciones de seguridad de la tripulación. La gran cantidad de actividades que se realizan en movimiento,a bordo de las embarcaciones, pueden implicar riesgos para los pasajeros. Es importante estar atentos a no correr cerca de piscinas, usar suelas antideslizantes y zapatos bajos que disminuyan el riesgo de caídas.

Notificar a la tripulación sobre potenciales enfermedades. Si el pasajero contrae o ve que alguien ha contraído algún virus o enfermedad infecto-contagiosa debe avisar a la tripulación para que se tomen las medidas correspondientes. En los cruceros, cuando hay pasajeros enfermos, suelen aplicarse medidas de cuarentena que impiden que se propague el contagio.

Evaluar la contratación de un seguro médico para el tiempo de duración del viaje.

En todo caso, es importante recordar que los cruceros internacionales suelen seguir una serie de protocolos para garantizar la calidad de los suministros de agua, la adecuada manipulación de los alimentos, el control de filtraciones, la ausencia de insectos y roedores, la limpieza de los conductos de aire acondicionado y las prácticas de higiene personal de la tripulación, entre otros aspectos.


Mas información sobre en Rentokil Initial: cómo mantener la higiene y evitar enfermedades en cruceros