No se puede sentar a una madre ante un juez por darle una bofetada puntual a su hijo

Lo mismo llega un mal día que perdemos del todo los estribos ante una trastada o una rabieta tamaño XL y se nos escapa la mano. En ese caso sería verdad aquello que cuentan de que nos dolería más a nosotros que al niño. También creo que no tendría sentido ninguno que nos fustigásemos por ello. Todo el mundo se equivoca. También nos equivocamos ejerciendo de padres. Somos humanos.

etiquetas: maternidad, familia, legislación, menores

» noticia original (blogs.20minutos.es)


Mas información sobre en No se puede sentar a una madre ante un juez por darle una bofetada puntual a su hijo