Un 80% de los turistas que visitan la Costa Brava son franceses, ingleses y holandeses

La temporada más fuerte del año ha llegado y lo saben bien en Corredor Mató. Las reservas y el trabajo durante los meses de julio y agosto es impresionante y la llegada de muchos turistas hace que a menudo se queden sin propiedades para poder alquilar.

“La mayoría de nuestros clientes son extranjeros, casi un 80%”, explican desde Corredor Mató. “Principalmente son franceses, ingleses y holandeses”, añaden.  Sin embargo también reciben huéspedes de Rusia, Suiza y los países del norte, aunque en menor medida. 

Lo que es más curioso es que el cliente extranjero es mucho más previsor que el cliente nacional. De esta manera, los turistas de otros países programan sus vacaciones con mucho más tiempo y hay algunos que “ya tienen hecha la paga y señal para la próxima temporada”, afirman.  Por otro lado, “el cliente nacional siempre espera a última hora para hacer sus reservas”, concluyen.

Lo que es una realidad es que son muchas las personas enamoradas de la Costa Brava que quieren pasar el verano en esta bonita zona, y en consecuencia la demanda de alojamientos en Corredor Mató es muy elevada, sobretodo del 15 de julio a finales de agosto. Pero la falta de propiedades ha hecho que algunas personas no se hayan podido hospedar con ellos.

Sobre Corredor Mató:

Corredor Mató es un negocio familiar consolidado, con más de 50 años de experiencia en los sectores inmobiliario y turístico. Situados en Tamariu y Llafranc, en el corazón de la Costa Brava, ofrecen propiedades desde Calella de Palafrugell hasta la Playa de Pals, en los rincones más bonitos de la costa mediterránea. Realizan alquileres y ventas de propiedades, y además ofrecen todos los servicios relacionados con el mantenimiento de ésta, como la jardinería, la limpieza o cuidan de la propiedad mientras el propietario no está.