Las cinco soft skills más valoradas en los perfiles tech según Creditas

A pesar de los estereotipos, un/a desarrollador/a no es un autómata que traduzca unos requisitos a código con la ayuda de mucho café. Este/a profesional trabaja de la mano de un equipo más o menos grande que cuenta con profesionales de otros departamentos y con distintos roles.

Independientemente de los hard skills que se necesitan para la profesión y más allá de aquellos con los que cada persona cuenta, todo/a desarrollador/a necesitará cultivar diferentes soft skills que le permitan desarrollar y compartir sus tareas con éxito. Creditas, la plataforma líder en América Latina de soluciones de consumo y préstamos 100% online que da trabajo a 51 personas en España y pretende duplicar su plantilla en el país para finales de año, comparte cinco habilidades que valoran muy positivamente en los perfiles que se presentan a los procesos de selección de la compañía, con sede y centro tecnológico en Valencia.

Trabajar en equipo
Rara vez el software es implementado por una persona orquesta. Aunque puede haber casos (sobre todo en empresas muy pequeñas) en los que una misma persona se encarga de todo el flujo de desarrollo desde su concepción hasta la puesta en marcha, lo más habitual es que un producto o solución sea desarrollado por un equipo de varios desarrolladores y perfiles multidisciplinares.

El/la desarrollador/a ha de aprender a trabajar en equipo, a comunicarse, a comprender que sus compañeros de trabajo están ahí para ayudarle cuando tiene problemas, al igual que debe estar él/ella para prestar su ayuda cuando los problemas los tenga otro. Es importante entender y asumir que tanto los éxitos como los fracasos pertenecen al equipo y no al individuo.

Tener empatía
Para trabajar en equipo es esencial la empatía. Un equipo no está compuesto por máquinas, sino por seres humanos imperfectos que tienen días mejores y peores. “Las empresas cuentan con personas muy distintas entre sí, cada una con sus manías y puntos de vista diferentes, todos ellos totalmente respetables. Por eso es muy importante crear un ambiente de trabajo sano y empático en el que sepamos ponernos en la piel de otras personas”, explica Jaime López Carratalá, Engineering Lead de Creditas. “Nadie quiere tener en su equipo a alguien que solamente piense en sí mismo, hay que evitar a toda costa la figura del brilliant jerk”, añade.

Además, al igual que la empatía entre compañeros es importante, lo es también con los futuros clientes que vayan a usar el producto que se está desarrollando.

Saber comunicar
La comunicación en un equipo es muy importante, tanto la oral como la escrita. Cuando se trabaja conjuntamente en el software es importante estar en contacto constante con muchas personas: otros desarrolladores de distintos niveles para discutir soluciones técnicas, product managers, diseño, negocio e incluso clientes u otros stakeholders…

Es clave ser capaz de adaptar las habilidades de comunicación en función de la audiencia, para que no haya malentendidos y todos los interlocutores estén en la misma página. Puede parecer sencillo, pero en muchos casos el/la desarrollador/a expone un problema a profesionales de negocio y emplea un lenguaje excesivamente técnico que resulta demasiado rebuscado para sus compañeros. Es aconsejable evitar esto en la medida de lo posible analizando de qué manera se va a entender mejor el mensaje.

Dar y recibir feedback
Los seres humanos son imperfectos y, por tanto, es cuestión de tiempo que cometan errores. Cuando llega ese momento es importante que el equipo se sienta en un ambiente seguro para dar feedback tanto a compañeros como a superiores. Deben asegurarse, además, de que lo hacen de una manera asertiva y con propuestas de acciones para mejorar el punto débil que se está comentando.

De la misma manera que se ha de dar feedback de errores o puntos débiles a otros, se ha de estar preparado para recibirlo sin que se tome como un ataque personal.

Además, es igual de importante dar feedback positivo cuando los miembros del equipo lo merezcan. Se tiende a pensar en el feedback como un toque de atención cuando algo falla, pero las cosas buenas también deben comentarse y premiarse.

Tener ganas de aprender
Por último, pero no por ello menos importante, están las ganas de aprender. El mundo del software es un sector en el que el aprendizaje continuo es un requisito indispensable. Desarrolladores, product managers, diseñadores… todos estos profesionales van a tener siempre espacio para mejorar en muchos aspectos. Es importante aprender a identificar (por ejemplo, a través del feedback recibido) qué se necesita mejorar para establecer un plan de acción con lo que se quiera atacar y conseguir a corto plazo. Ya sea en materia de hard skills o de soft skills, lo importante es buscar siempre una mejor versión de uno mismo.


Mas información sobre en Las cinco soft skills más valoradas en los perfiles tech según Creditas