Cuando todo el oro (olímpico) del mundo no puede tapar las vergüenzas de un dictador

La atleta Tsimanouskaya evitó que la llevaran a Bielorrusia contra su voluntad gracias a la ayuda de Anatoly Kotov y la Belarusian Sport Solidarity Foundation. Su caso es solo el último en la historia de los JJOO

etiquetas: olimpiadas, deporte, política, bielorrusia

» noticia original (www.elconfidencial.com)


Mas información sobre en Cuando todo el oro (olímpico) del mundo no puede tapar las vergüenzas de un dictador