La fuga más surrealista de la Modelo

Llevaba apenas nueve días en la prisión de Barcelona (¡nueve!) cuando se agenció una chaquetilla blanca y una bandeja, se encaminó hacia la puerta principal, miró a la garita de la Guardia Civil y puso su mejor sonrisa de camarero… “Voy a por un cafelito para el director”, dijo. Y se fue. Por la puerta grande, como los toreros en sus mejores faenas. Cuando los funcionarios hicieron el rutinario recuento de presos, faltaba uno. Alguien en la entrada principal preguntó entonces: “Oye, ¿el del cafelito ha vuelto?”.

etiquetas: lopecito, fuga, modelo, cárceles

» noticia original (www.lavanguardia.com)


Mas información sobre en La fuga más surrealista de la Modelo