La patata: una aliada a la hora de mantener la línea, según Monti

Y no sólo por el mantenimiento de la línea, sino que también surge la necesidad de ingerir productos más livianos que ayuden a minimizar la sensación de pesadez. Ante esto, Monti señala que la patata sigue siendo una gran aliada, ya que su aporte calórico no es muy elevado y posee una gran digestibilidad.

Por otra parte, desde Monti también destacan que «la forma en la que se cocine es muy importante, ya que, según el proceso al que se someta, se puede aumentar su aporte de calorías. La manera más recomendable y ligera de cocinarla sería al vapor, cocida o en el microondas», indican. «También es mejor consumirlas frías pues, de esta manera, se incrementan los almidones resistentes, que son aquellos que no puede digerir el organismo y, por lo tanto, actúan como fibra».

Pero, además de cómo sea cocinada, también sus propiedades juegan un importante papel. «Con frecuencia se observa la creencia de que la patata no es adecuada para hacer dieta o que no es bueno consumirla de manera asidua. Ante esto, es necesario señalar que esta afirmación no sería cierta, pues, aunque sea fuente de hidratos de carbono, no es sinónimo de que contribuya al aumento de peso».

«La patata es rica en fibra, así como en minerales, vitamina C y vitamina B. Esta última interviene de forma destacable en el metabolismo de los carbohidratos. Esto hace que, en determinados casos, pueda resultar una mejor opción que el arroz o la pasta. Como en el caso de la patata cocida, en la que el aporte calórico que proporciona sería menor que el de estos dos alimentos», añaden.

Para concluir, recuerdan que «además, presenta muchas facilidades para ser preparada y consumida fuera de casa, algo muy útil para esta época del año. Igualmente, las recetas que podemos encontrar son muy variadas y agradables al paladar».


Mas información sobre en La patata: una aliada a la hora de mantener la línea, según Monti