Así interactúa el ácido hialurónico con cada principio activo, según marcas como Ambari o Medik8

Hay colores que pegan con todo o eso dicen los expertos en moda, y parece ser que el ácido hialurónico es el activo cosmético «comodín» en cuanto a combinación con cualquier otro activo. Aunque pasen los años, las búsquedas de «ácido hialurónico» en Google siguen siendo las principales y es, probablemente, porque es el activo que más gente conoce, incluso por parte de aquellos y aquellas principiantes en las rutinas de belleza.

Como sabe la mayoría: «Posee una capacidad excelente para aportar y retener humedad a la piel. De hecho, aporta más de 1.000 veces su propio peso en agua al atraer la humedad de la atmósfera hacia el interior de la piel», explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de la firma Medik8, firma para la cual el suero Hydr8 B5 ha sido durante años su best seller.

Esto ya de por sí da para un grandísimo titular, pero ¿en qué se traduce? «Al aportar humedad, hidrata en profundidad y consigue una tez más suave y con mayor volumen, reduciendo la aparición de las arrugas y las finas líneas», comenta Raquel González, cosmetóloga y directora de formación de la firma Perricone MD.

Esto hace que sea uno de los activos cosméticos favoritos de las pieles más sensibles, las cuales suelen tener comprometida su función barrera, siendo un principio no irritativo que les aporta toda la humedad que no son capaces de retener por sí mismas.

Dicho esto, todo parecen bondades. Sin embargo ¿combina bien con los activos más comunes? La teoría dice que es un bienqueda dentro de la cosmética. ¿Cómo favorece a sus otros amigos, como el retinol o los AHAs?

1 – Retinol
Cuando se habla de retinol, se refiere también a otros activos como el retinal o el retinyl retinoato. Son derivados de la vitamina A ideales para estimular la producción natural de colágeno y elastina y el ingrediente estrella antiedad. Es capaz de trabajar la renovación celular y renovar la piel desde las capas más profundas, permitiendo que pasen a la superficie, revelando un aspecto más joven y saludable.

Cualquiera de las variantes de vitamina A funciona a la perfección con el ácido hialurónico. «Este ácido hidratante amplifica los mecanismos antiinflamatorios que pueden evitar determinados casos de irritación, algo que suele producirse cuando empezamos a usar retinoides, sobre todo durante el primer mes de retinización de la piel. Esa irritación puede producir deshidratación al inicio, algo que evitaremos con una correcta humectación usando productos ricos en ácido hialurónico», expone Estefanía Nieto, directora técnica de la firma Omorovicza.
 
2 – Niacinamida
La niacinamida es un derivado de la vitamina B, también conocida como vitamina B3, cuyo efecto en la piel es fundamentalmente calmante. Consigue equilibrar las pieles irritadas, reduce la inflamación en caso de brote acneico y ayuda también a tratar la pigmentación al reducir la actividad de la tirosinasa, responsable de la producción de melanina, al mantener el tejido en tranquilidad.

«La niacinamida casa fenomenal con el ácido hialurónico. Son dos principios con base de agua y trabajan en sinergia ayudando a mantener la piel hidratada. El ácido hialurónico facilita la acción calmante de la niacinamida al aportar humedad en las pieles que tienen comprometida su barrera hidrolipídica», comenta Bella Hurtado, directora técnica de la firma coreana Boutijour.
 
3 – Vitamina C
Uno de los principios favoritos al ser perfecta para mejorar la síntesis de colágeno y elastina, fomentar la luminosidad de la piel y unificar el tono al trabajar sobre el fotoenvejecimiento y la pigmentación inhibiendo la melanogénesis. Además, es un gran protector de la piel al ser un poderoso antioxidante capaz de frenar la actividad de los radicales libres.

«Muchas veces, se recomienda combinar vitamina C y ácido hialurónico porque sus efectos fomentan la renovación de la piel al mantenerla hidratada, con aspecto saludable, rellena y luminosa, con un aspecto más rico en colágeno», añade la experta de Medik8, Elisabeth San Gregorio.

4 – Betahidroxiácidos
Entre estos ácidos, el principal es el ácido salicílico, famoso por ser liposoluble, lo que le dota de una capacidad increíblemente elevada para penetrar en la piel, siendo un profundo antibacteriano, exfoliante y seborregulador. Es por ello que es uno de los activos estrella cuando se tratan situaciones de acné o casos severos de puntos negros.

«El ácido salicílico puede, en ocasiones, dejar la piel con una sensación de extrema sequedad. Ahí es donde entra a jugar el ácido hialurónico, compensando esa sensación al llenar la piel de hidratación», añade Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

5 – Alfa y polihidroxiácidos
Son ácidos cuya finalidad principal es exfoliar, mejorar la superficie de la piel, retexturizándola y unificando el tono. Entre los alfahidroxiácidos más destacados, se encuentran algunos como el ácido glicólico, «proveniente de la caña de azúcar, es fácilmente absorbible por la piel. Suaviza las finas líneas y arrugas, deja la piel con un look saludable, luminoso y con un aspecto más rico en colágeno», comenta Sonia Ferreiro, biotecnóloga, cosmetóloga y responsable técnica de Ambari Beauty en España. Añade que: «otro alfahidroxiácido reputado es el láctico, un carbohidrato que encontramos en la leche. Exfolia y ayuda mejorar la hidratación natural de la piel, dejándola luminosa y jugosa. Tiene un efecto similar a la gluconolactona, un polihidroxiácido que se usa más en pieles sensibles por tener menos efectos secundarios que los alfahidroxiácidos».

«Los ácidos exfoliantes pueden irritar la piel cuando se empiezan a utilizar, como ocurre a veces con el retinol. El ácido hialurónico, al hidratarla, las calmará, evitando así cualquier pelado que pueda aparecer por el efecto peeling», añade Estefanía Nieto, de Omorovicza.

6 – Ceramidas y Omegas
Las ceramidas y los omegas aportan ácidos grasos a la piel y son fundamentales para reforzar la barrera hidrolipídica de la piel, la capa más superficial que protege al tejido de la pérdida de humedad y la hidratación. Una piel con una barrera débil suele presentar irritación y descamación.

«Aunque el ácido hialurónico y los ácidos grasos son, literalmente, como el agua y el aceite, aparentemente incompatibles, pero ambos trabajan en sinergia para mantener la piel equilibrada en cuanto a hidratación y nutrición. Mientras que el primero se encarga de aportar humedad, las ceramidas y los omegas se ocupan de que esa humedad no se pierda y se mantenga en la piel, creando una película protectora», añade Ana Yuste, responsable de formación de Aromatherapy Associates en España.

7 – Glicerina y Urea
La glicerina y la urea son ingredientes que mejoran los niveles de hidratación de la piel al aportar y atraer humedad, de igual modo que hace el ácido hialurónico, trabajando sobre la capa más superficial de la piel.

«Mientras que la glicerina y la urea hidratan y nutren la superficie del tejido cutáneo, el ácido hialurónico, cuando se formula con diferentes pesos moleculares, consigue humectar las capas más profundas. En conjunción, todos los principios ayudarán a evitar la sequedad y mantener  la piel repulpada» –  explica Marta Agustí, del equipo técnico de la web de belleza Purenichelab.com.

8 – Escualano
De nuevo, se habla de hidratación y nutrición de la piel. El escualano es una fuente de lípidos que mejora la elasticidad e hidratación de la piel al ofrecer agentes hidratantes y reforzar la barrera de la piel. Además, ofrece efecto booster al ser un principio que produce el organismo; este lo identifica como un agente propio, permitiendo así la penetración de diferentes ingredientes. Es como si se dejara entrar a un invitado porque viene de parte de un amigo de confianza.

«Como ocurre con las ceramidas y los omegas, el escualano es fundamental para ofrecer una barrera protectora a la hidratación de la piel, para que no pierda la humedad. Con el ácido hialurónico, trabajará en conjunto para que a todos los niveles la piel esté equilibrada y jugosa, evitando deshidratación, tono apagado y arruguitas», suma Ana Yuste, de Aromatherapy Associates.

Grandes productos con enzimas
1.
Hydr8 B5 Intense de Medik8. 79€ Suero de ácido hialurónico, vitamina B5, extracto de soja y baya de saskatón. 2. Complex4 Hydrator Cream de Ambari. 119€. Hidratante con ácido hialurónico de múltiple peso molecular, combinada con maitake y péptidos, ceramidas y CBD. 3. Hyaluronic Intensive Hydrating Serum de Perricone MD. 90€ Suero de ácido hialurónico con cuatro pesos moleculares, DMAE reafirmante y niacinamida. 4. Oxigen Booster de Omorovicza. 69€ Suero hidrantante con ácido hialurónico, vitamina C, polisacáridos y complejo termal. 5. Snow Lotus Lifting Serum de Boutijour. 69€ Suero hidratante con niacinamida, loto de nieve y ácido hialurónico. 6. Hydrosol Sheet Mask de Aromatherapy Associates. 53€. 4 mascarillas en velo. Efecto hidratante con ácido hialurónico, rosa, incienso y cúrcuma.


Mas información sobre en Así interactúa el ácido hialurónico con cada principio activo, según marcas como Ambari o Medik8