Son sus costumbres y hay que respetarlas

Hemos sido siempre unos buenistas. No estaba bien visto criticarlos, y mucho menos cuestionarlos. Los medios sabían que no podían hablar mal de ellos, que eran intocables. No solo ocultaban todas sus fechorías, sino que se las permitían e incluso se las arreglaban.

etiquetas: froilán, familia real, opinion

» noticia original (blogs.publico.es)


Mas información sobre en Son sus costumbres y hay que respetarlas