Mejorar la calidad de vida de pacientes con baja visión, una prioridad

La baja visión es la pérdida de la agudeza o la reducción del campo visual que incapacita para la realización de tareas cotidianas. En la actualidad miles de personas en España tienen este problema y no es reconocida su discapacidad visual, a pesar de las limitaciones que tienen en su vida.

Recientemente se ha llevado a cabo un estudio sobre la situación y necesidades de los pacientes con baja visión* en nuestro país y muestra que hasta un 66% de los casos afecta a su ámbito laboral e impacta sobre su estado emocional.

ÓPTICA KEPLER, ubicada en el madrileño barrio de Chamberí está especializada en ese campo y ofrece una amplia gama de ayudas que permiten a los pacientes con baja visión aprovechar al máximo su resto visual, a través de filtros, lupas, microscopios, sistemas de iluminación, telescopios, cámaras de televisión, etc.

Cristina Yuste, optometrista y cofundadora de ÓPTICA KEPLER ha señalado que “cuando a un paciente se le diagnostica una enfermedad que conlleva baja visión necesitan orientación, apoyo y que le ayuden para adecuar su vida diaria a los restos visuales. La fotofobia y la sensibilidad al deslumbramiento son síntomas frecuentes y producen una disminución de la agudeza visual, sobre todo en personas que tienen una alteración en la cornea, cristalino o vítreo”.

Los filtros terapéuticos eliminan este problema. Son gafas que también bloquean la radiación UV, así como la longitud de onda corta (que son las ondas dañinas) y no permiten que llegue a la retina. El paciente por tanto, consigue mayor agudeza visual y protege su retina de la exposición solar, evitando que su patología ocular avance por causa de agentes externos. “Los filtros terapéuticos más eficaces son los amarillos, naranjas y rojos que son los que absorben al máximo en la región de alta fluorescencia, alta dispersión y corta longitud de onda”, ha indicado Cristina Yuste.

Además de las ayudas ópticas existen ayudas electrónicas que son muy efectivas y facilitan las vida a los pacientes con baja visión. La cofundadora de ÓPTICA KEPLER, especializada en baja visión, ha afirmado que ”el desconocimiento sobre la existencia de este tipo de equipos es todavía muy grande. Por ejemplo, se puede volver a leer con las lupas electrónicas portátiles, gracias a su sistema de ampliación, mejora de contraste y diferentes polaridades. Otra posibilidad son los circuitos cerrados de televisión que utilizan una cámara para producir una imagen magnificada mediante un monitor, proporcionando un control completo de la iluminación, mejor resolución y una gran nitidez”.

En la actualidad se están produciendo esperanzadores avances médicos en salud visual y se están realizando  pioneras operaciones con células madre embrionarias humanas en el marco de diferentes ensayos clínicos para encontrar una cura para pacientes con degeneración macular. Hasta entonces es esencial la prevención y la detección precoz de las enfermedades de la visión.

*”Necesidades sociosanitarias de los pacientes con baja visión en España y propuestas de actuación”, FEDE, AVE y Mácula-Retina (2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *