Comoras, el país del que Dios se olvidó

Aún no sé si fui absolutamente feliz o si lo que sentía era una tristeza profunda de ver lo que me rodeaba. No sé si estaba en el siglo XXI o en el XVII o en un lugar donde el tiempo simplemente no es importante. Sabía que estaba en África pero faltaba esa vibra maravillosa que se siente apenas uno pisa el continente. Comoras se sentía extraña, distante, misteriosa, mágica, inexplicable… era como si hubiera entrado en un universo paralelo donde lo que es usual deja de serlo para dar paso a una realidad que me era completamente desconocida.

etiquetas: comoras, dios

» noticia original (blogdebanderas.com)


Mas información sobre en Comoras, el país del que Dios se olvidó