La burocracia del mal: así gestionó la ciudad de Mosul el Estado Islámico

Al principio fue bien recibido. A diferencia del Ejército iraquí, brutal y corrupto, eran educados. Vigilaban los edificios públicos para evitar saqueos y desmantelaron los bloques de hormigón que asfixiaban el tráfico de la ciudad. “Durante una década, les dimos un porcentaje por cada contrato”. El 8%. Decidían quién iba a ganar el concurso público y quién iba a ser nombrado para un cargo. Nadie se atrevía a no seguir sus órdenes. Los que se negaban a obedecer, eran secuestrados. Estaban infiltrados en todas las instituciones del gobierno”.

etiquetas: burocracia, mosul, estado islámico

» noticia original (www.eldiario.es)


Mas información sobre en La burocracia del mal: así gestionó la ciudad de Mosul el Estado Islámico