El trabajo y la disonancia emocional

No nos llevemos a engaño, el trabajo, como ocupación remunerada, no dignifica al ser humano como nos quieren hacer pensar. No suele ser una actividad gratificante para el que la práctica, salvo en contadas excepciones. Se trata más bien de una carga emocional, una tensión irritante, a veces pesada como una losa y otras sutil como el contoneo de un pluma meciéndose en la lejanía, mas siempre punzante en el subconsciente, tan volátil e inestable como el estado de ánimo. Un compromiso para con los seres queridos y el resto de la sociedad, o eso

etiquetas: trabajo, emociones, trastorno, felicidad, contrato social

» noticia original (visioncritica.com)


Mas información sobre en El trabajo y la disonancia emocional