Una muerte en la guerra contra las drogas de Duterte resuena entre los filipinos que viven en el extranjero

De acuerdo con la policía, desde que Duterte llegó al poder en junio de 2016, se han asesinado a más de 4,500 drogadictos y traficantes pero, según agrupaciones de derechos humanos, la cantidad de muertos supera los 12,000. Hoy, cerca de Manila, el cuerpo de Allan Rafael yace en un ataúd blanco mientras los familiares consternados rememoran al hombre golpeado por el cáncer que murió en prisión después de que lo arrestaran a causa de la brutal guerra contra las drogas del presidente Rodrigo Duterte. No era un adicto demacrado, tenía linfoma.

etiquetas: duterte, filipinas, linfoma, allan rafael

» noticia original (www.elnuevoherald.com)


Mas información sobre en Una muerte en la guerra contra las drogas de Duterte resuena entre los filipinos que viven en el extranjero