Salut inicia un programa educativo para frenar el consumo de tabaco entre adolescentes

Los colegios e institutos que imparten el primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) disponen este curso de una nueva propuesta didáctica sobre tabaco de liar. Se trata de una unidad didáctica que, con el titulo Fumar? Jo no m’hi embolico, está destinada, principalmente, a el alumnado del primer ciclo de ESO que participan en el programa Classe sense Fum, pero que también puede ser utilizado en el contexto de otras intervenciones educativas para la promoción de la salud y la prevención del tabaquismo. 

El objetivo de la guía es mejorar la información sobre el tabaco de liar, corrigiendo las creencias erróneas que los adolescentes tienen en relación con este tipo de tabaco y concienciarse de los riesgos asociados. Un estudio que se va a hacer en el marco del programa Classe sense Fum constató que los adolescentes piensan que fumar tabaco de liar es más moderno, que da mas libertad porque puede escoger la cantidad de tabaco que ponen y también es común la creencia de que el tabaco de liar es un producto más "natural" y menos perjudicial para la salud que los cigarrillos manufacturados.

Datos del tabaquismo
Todo y la tendencia a la disminución en la prevalencia del tabaquismo en la población de Cataluña, desde hace años se observa un crecimiento del uso de cigarrillos hechos a mano entre las personas fumadoras. Los últimos datos de l'ESCA indican que actualmente fuman el 25.7% de la población. De las personas que fuman diariamente, el porcentaje de estos cigarrillos hechos a mano se ha multiplicado por 8, pasando de un 3,3% en el año 2006 al 26,7% en el año 2015.

Actualmente el 6,7% de la población fuma tabaco de liar, esto equivale a unas 420.000 personas. Este modo de consumo es especialmente elevado entre las personas más jóvenes y es también más alta entre las personas fumadoras con estudios universitarios y de clase social media y alta. La extensión del uso de cigarrillos hechos a mano entre las personas fumadoras se ha visto favorecida por el bajo precio de estos productos del tabaco en comparación con los cigarrillos hechos a mano convencionales, y a diferentes creencias erróneas en relación a estos productos (muchas personas creen que el tabaco de atornillar es más natural y menos perjudicial, o que ayuda a controlar o reducir el consumo). Esta iniciativa está enmarcada dentro del programa Classe sense Fum que tiene como objetivo que los adolescentes de 12 a 14 años no empiecen a fumar ni progresen al consumo regular. El programa está coordinado conjuntamente por la l’Agència de Salut Pública de Catalunya, del Departament de Salut, i el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya.

En la ciudad de Barcelona, la coordinación del programa se lleva a cabo desde la l’Agència de Salut Pública de Barcelona, que introdujo y evaluar inicialmente lo programa en 1997.También participan como entidades patrocinadoras y colaboradoras de Classe sense Fum la Direcció General de Joventut del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies, l’Associació Espanyola Contra el Càncer, la Fundació Bancària La Caixa, i el Futbol Club Barcelona.     

El contenido de este comunicado fue publicado originalmente en la página web de la Generalitat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *