No quieren que los periodistas destapen sus juergas

Los juerguistas no llevan demasiado bien que les digan a qué hora deben volver a casa. Y España es muy dada a organizar fiestas en las que no faltan noctámbulos que hace tiempo perdieron el reloj. En el intenso mundo de la noche balear prosperó Bartolomé Cursach, un empresario que está encausado por una larga lista de delitos que hace sospechar, una vez más, que en este país hubo guerreros que durante años se hicieron millonarios con bula papal. Relacionada: www.meneame.net/story/policia-nacional-requisa-documentacion-sede-euro

etiquetas: bartolomé cursach, filtración de información, secreto profesional, fape

» noticia original (www.vozpopuli.com)


Mas información sobre en No quieren que los periodistas destapen sus juergas