El privilegio de contemplar cómo, aunque sea por un instante, una vaca sagrada deja de serlo

El Pozo Alimentación es, sin duda alguna, la principal vaca sagrada del stablishment murciano. Justo por detrás está la Universidad Católica de Murcia. En nuestra región, profundamente hundida en el caciquismo más propio del siglo XIX, y donde resulta sumamente difícil diferenciar el poder político del económico, muy pocos se atreven a cuestionar a esta empresa que, como dice el presidente murciano, genera miles de puestos de trabajo y es el buque insignia de la economía murciana.

Hace años que el sindicato CGT denuncia el inusualmente alto número de accidentes laborales en la empresa, muchos de los cuales acaban derivando en incapacidades permanentes de trabajadores que no superan los 40 años.

Dentro de estas denuncias, CGT destacaba que los estudios de prevención de riesgos laborales estaban hechos a un nivel de esfuerzo 60 sobre la escala Bedaux, pese a que los operarios trabajan a un nivel 90, por lo que no se miden los riesgos reales del puesto. En Murcia fue imposible que la Inspección de Trabajo solucionase el problema, y hubo que denunciarlo ante la Inspección central de Madrid, que acabó ordenando a la empresa que elaborase los estudios a un nivel de esfuerzo 80. Han pasado más de 2 años y todavía no están hechos, pese a que el sindicato sigue mandando escritos a la inspección murciana obligue a la empresa a cumplir.

Jordi Evole realizó hace tiempo un reportaje sobre el estado de los cerdos en los corrales de la empresa. Habría estado bien que también incluyese un apartado sobre las condiciones de los operarios.

Pues bien, durante unos instantes la vaca sagrada se ha vuelto mortal, y ha recibido una sentencia del tribunal superior de justicia de murcia que le condena por el despido de un representante sindical como represalia por su lucha en defensa de los trabajadores. Le condenan a readmitirle y pagarle una indemnización adicional de 3000 euros por daño moral. Este hombre fue de los que más pelearon para conocer los estudios ergonomicos de los puestos de trabajo y asegurar que sus compañeros trabajasen sin peligro para su salud.

Aqui tenéis la sentencia www.poderjudicial.es/search/openDocument/de55b4392066a7cd/20190114 La empresa seguirá siendo lo que es pero, aunque sea puntualmente, se le ha puesto en su sitio. Esperemos que el país (y sobre todo la region murciana) progrese lo suficiente para que esto no sea una excepción.

etiquetas: artículo

» noticia original ()


Mas información sobre en El privilegio de contemplar cómo, aunque sea por un instante, una vaca sagrada deja de serlo