Viviana Cordero relanza su exitosa novela "El teatro de los monstruos"

Viviana Cordero no es nueva en el mundo de la literatura; de hecho, la escritura es su profesión. La polifacética artista ecuatoriana ha publicado diversos libros y dirigido tanto películas como obras teatrales. El arte impregna cada estancia de su casa, y esto lleva siendo así desde hace muchísimo tiempo.

Fue ya en el año 2000 cuando vio la luz una de sus primeras novelas: El teatro de los monstruos, la cual relanza ahora en formato digital para adecuarse a los tiempos modernos y conseguir que llegue a más gente (por cierto, su descarga gratuita estará disponible en Amazon del 1 al 3 de febrero; también puede adquirirse en Bubok). Y es que, a pesar de que cuenta con diecinueve años a sus espaldas, lo que este libro narra sigue siendo una realidad feroz e imbatible: los problemas derivados de la transición de la adolescencia a la adultez.

“Como digo en el prólogo”, comenta la autora en su entrevista con Tregolam, “es cierto que mucho ha cambiado, que ahora los jóvenes no conciben vivir sin las redes sociales, pero la problemática del adolescente y del joven adulto no ha cambiado. El desamor y el desencanto siguen iguales. Muchos exploran el punk y especies de hipismo y, aunque sea vintage, lo siguen buscando”.

Y es precisamente esa búsqueda en retrospectiva lo que da forma a este emocionante libro: las entradas de los diarios de unos antiguos amigos que se reencuentran un tiempo más tarde, después del fallecimiento de uno de ellos. Raúl, de espíritu indómito y cargado de una inagotable energía, dejará escritas unas páginas plagadas de impresiones y recuerdos sobre su juventud; Milena, al conocer la existencia de estos textos, exhortará a Electra y a Sinatra a que ellos tres hagan lo mismo para después enfrentar sus memorias.

Viviana Cordero construye así un mundo de subjetividades implacable que derrocha atrevimiento y emoción. “Somos seres que vivimos creando ficciones en nuestras mentes. Cada uno inventa su propia historia, cada uno mira su propia película. Uno de los desafíos de esta novela es, precisamente, el que no haya una sola historia, sino cuatro completamente distintas, y todas igual de coherentes”, dice.

Cada uno a su manera, dejando entrever una marcada y bien definida personalidad, viaja a su pasado para analizar aquellos vínculos que la amistad forjó y las desventuras que la vida les impuso. La autora se mete en la piel de cada uno de los protagonistas para hacer aflorar las preocupaciones de toda una generación, la que vivió los ochenta y que buscaba desesperadamente nuevos modos de sentir, de experimentar el mundo. Una generación que, como la actual, se caracteriza sobre todo por su incapacidad para adaptarse a una realidad insípida, llena de desigualdades y carente de humanidad.

El teatro de los monstruos podría haber sido relanzado, claro está, en cualquier momento. Quizás dentro de cien años pueda relanzarse de nuevo. El objetivo de Cordero era “inmortalizar a seres que consideraba diferentes, especiales”; su sueño de ser escritora, insiste, nació de dotar de la magia de la literariedad a individuos únicos, en quienes quiso recrear las cualidades de Dean Moriarty y Jack Kerouack. Así, gracias a libros como este, la rebeldía y unicidad de todas aquellas Milenas, Raúles, Sinatras y Electras del mundo perdurarán, desde los años ochenta en Quito y mucho antes, hasta el día de hoy y lo que queda por llegar.


Mas información sobre en Viviana Cordero relanza su exitosa novela “El teatro de los monstruos”