En el incendio que mató a 41 niñas encerradas en un hogar estatal de Guatemala, la policía se negó a abrirles la puerta

Mientras el fuego arrasaba con el salón de clases, las súplicas de las 56 niñas encerradas comenzaron a silenciarse. En el momento en que un silencio inquietante remplazó sus gritos de pánico la mayoría estaba inconsciente o había fallecido.Las policías que vigilaban la puerta, quienes se rehusaron a abrirla pese a los gritos, esperaron nueve minutos antes de entrar. Y usaron agua para enfriar la perilla hirviente de la puerta. Adentro, decenas de niñas que estaban bajo el cuidado del Estado guatemalteco yacían sobre el piso ennegrecido.

etiquetas: niñas, guatemala, incendio, abusos

» noticia original (www.nytimes.com)


Mas información sobre en En el incendio que mató a 41 niñas encerradas en un hogar estatal de Guatemala, la policía se negó a abrirles la puerta