Todo huele fatal en la SGAE

La percepción que le queda a uno después de tantos años es la de una institución convertida en parte en un lujoso retiro espiritual donde la práctica habitual es el pillaje; una residencia no para jubilados sino para el júbilo, situada en ese pantanoso terreno que discurre entre lo público y lo privado. Tremendamente anacrónica. No estamos hablando de toda la SGAE: los intentos de cambiar la situación también han venido desde dentro, la última vez con una candidatura alternativa formada por gente con pinta de ser más honesta…

etiquetas: sgae, directiva, pillaje, derechos, autor, artista, música

» noticia original (www.diariosur.es)


Mas información sobre en Todo huele fatal en la SGAE