Los principales casos para restaurar un mueble antiguo

¿Se tienen muebles antiguos en casa? ¿Se quieren dar una nueva vida? Si se tienen alguna pieza que refleja el paso de los años y necesita una pequeña reforma, ahora es el momento de ponerse manos a la obra. No temas, es más sencillo de lo que piensas. Toma nota de los pasos para restaurar un mueble antiguo.

Materiales necesarios
Los materiales básicos que necesitas para restaurar un mueble antiguo son los siguientes:

  • Lijas
  • Pinceles
  • Paños preferiblemente de algodón
  • Destornilladores
  • Una espátula
  • Una mascarilla y guantes protectores
  • Disolvente
  • Decapante
  • Tratamiento para la carcoma (si es necesario)
  • Masilla o cera natural
  • Barniz

¿Ya se tiene todo? Entonces sal al exterior un día que el tiempo sea agradable para poder trabajar con mayor comodidad. El viento y el sol resecan la pintura, facilitando el trabajo. Además, al trabajar al aire libre evitamos respirar los olores de los productos que se suelen utilizar.

Limpia el mueble
Antes de nada se recomienda limpiar el mueble en profundidad con ayuda de un trapo, agua y algún jabón neutro. Una vez que hayas terminado, tendrás que esperar a que el mueble se haya secado por completo. Para las manchas más difíciles, ayúdate de un cepillo de dientes de cerdas duras.

Elimina los restos de pintura o barniz
A continuación debemos retirar los restos de pintura o barniz antiguos. Hazlo con ayuda de un decapante que deberás aplicar con una brocha y una espátula. Asegúrate de retirar todos los restos de pintura y barniz de toda la superficie del mueble. A continuación, limpia el mueble con un trapo y un producto disolvente. Por último, pasa una lija fina.

Tratamiento contra la carcoma
Si el mueble presenta pequeños agujeros
, puede que sea debido a la carcoma. Por ello, lo más recomendable es aplicar un tratamiento especial contra la carcoma, cubriendo por completo los agujeros con ayuda de una brocha. El siguiente paso será cubrir el mueble con un plástico para que el producto haga efecto. Déjalo así por los menos cuatro días y no olvides cambiar el plástico cada 48 horas.

Repara los golpes, ralladuras e imperfecciones
Un buen truco contra los golpes consiste en aplicar un trapo humedecido en agua o en leche caliente. Sujeta este trapo con ayuda de una cinta y déjalo así unas cuantas horas. Pasado ese tiempo, si el golpe no es demasiado profundo, el mueble habrá recuperado su aspecto original.

Para las ralladuras y pequeñas raspaduras podemos aplicar alguna masilla o cera natural especial para tratar arañazos e imperfecciones en la madera. Rellena la imperfección con el producto y después lija la superficie. Podemos repetir este paso tantas veces como sea preciso hasta lograr camuflar esa imperfección.

Restaura la cerradura, puertas, cajones…
Tampoco debemos olvidarnos de las cerraduras, puertas y cajones. Cambia las bisagras, aplica jabón en los laterales de los cajones si no cierran bien y limpia con agua y jabón los herrajes. Para las cerraduras, repásalas con aceite y frótalas con un cepillo.

Aplica el barniz
Y ahora que ya hemos recuperado nuestro mueble antiguo, aplica una capa de barniz siguiendo las recomendaciones que indica el fabricante en el envase. Nuestro consejo es que lo dejes secar unas 24 horas. Después lija el mueble y retira el polvo. Podemos aplicar una segunda capa, siempre siguiendo el dibujo de la madera.

Un truco de experto para lograr un acabado más profesional consiste en aplicar una capa de cera incolora. El resultado será mucho más natural.

El contenido de este comunicado fue publicado originalmente en la página web de Decorablog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *