Prepara los neumáticos para el invierno

Prepara los neumáticos para el invierno

Con la llegada del invierno hay que extremar las precauciones en nuestro vehículo. Conviene someterlo a una sencilla revisión y a trabajos generales de mantenimiento, para afrontar con garantías la llegada de las bajas temperaturas, las heladas, las lluvias y las nieves. Y, por supuesto, los neumáticos son una parte fundamental del engranaje que debe estar en perfectas condiciones.

En casi cualquier zona de España durante el invierno hay temperaturas inferiores a los 7ºC. Es a partir de este punto cuando se recomienda el uso de estos neumáticos específicos.

¿Cómo son los neumáticos de invierno?

Se distinguen por llevar un dibujo diferente, más recortado, y unos surcos mucho más profundos. Además están hechos de otro material, más blando, que se adhiere mejor al asfalto helado. La goma está formada a base de laminillas o capas que le dan un plus de flexibilidad y, además, impiden que cuando llegan las bajas temperaturas la goma de endurezca. Estos neumáticos presentan un mejor rendimiento en temperaturas bajas, placas de hielo, acumulación de agua en la calzada y nieve.

Con todo ello, el vehículo dispone de una mejor capacidad de tracción, agarre y frenada en situaciones adversas. Por ejemplo evacúa mejor el exceso de agua y aumenta la capacidad motriz del coche que las lleva.

Es decir, un neumático de invierno no está recomendado sólo para zonas donde nieva, sino para cualquier zona donde la temperatura baje habitualmente de los 7ºC y llueva. En España, está costando que los conductores asimilen exactamente las funciones y los valores de seguridad de los neumáticos de invierno, pero su uso va creciendo paulatinamente.

¿Cómo distinguimos los neumáticos de invierno?

Pues, todos ellos llevan una de estas marcas: “M+S”, “MS” o “M&S”. Responden a las siglas de barro y nieve en inglés (Mud and Snow). Este distintivo lo identifica como un neumático de invierno, por sus características. También pueden incorporar un dibujo que representa una montaña con nieva. La referencia es “3PMSF”, que garantiza que ha estado sujeto a la homologación del método de certificación europeo.

En nuestro país, su uso es legal como elemento alternativo a las cadenas y presenta muchas ventajas. Por ejemplo, las cadenas se usan de manera temporal y luego hay que quitarlas, pero los neumáticos de invierno nos sirven para  toda la temporada. Su precio es más elevada, pero su uso, evidentemente, es mucho más cómodo.

Además, hay talleres especializados en este tipo de neumáticos que ofrecen almacenaje de los neumáticos que no estamos usando cada temporada. Algo a tener en cuenta si no tenemos donde guardarlos.

Un neumático de invierno viene a costar entre un 10% y un 15% más que uno convencional. A cambio nos ofrece mejor tracción, mayor capacidad de frenada en suelo mojado y un incremento de agarre en las curvas. ¿De verdad no merece la pena pagar un poco más por este plus de seguridad?

Hay expertos que alaban en rendimiento de estos neumáticos, incluso en temperaturas superiores a los 7ºC y en suelo seco. Por eso se recomienda usarlos en el periodo comprendido entre noviembre y marzo y que sea un especialista el que los coloque. También se aconseja usarlos en las 4 ruedas, para no provocar diferencias importantes de adherencia en el vehículo.

En cualquier caso, hay que preparar los neumáticos para el invierno.

Si, por cualquier motivo, decides no colocar neumáticos de invierno en tu vehículo, recuerda que debes revisar el estado de tus cubiertas para tener garantía de seguridad en la conducción. Por ejemplo, debes controlar la presión de las ruedas, así como el dibujo de la goma. Este no debe ser inferior a 3 milímetros en invierno, ya que se exige un máximo de adherencia en situaciones adversas. Además, no olvides llevar cadenas en el maletero, por si bajan en extremo las temperaturas.

Por otro lado, el frío suele desinflar un poco las ruedas y eso también hay que controlarlo. Y, sobre todo, cuando acabe el verano, revisa bien el estado de la goma: las temperaturas elevadas, a veces, cuartean la goma sin que nos demos cuenta.

Los neumáticos son la única superficie de contacto entre nuestro coche y la calzada, o sea que debemos extremar las precauciones para que su estado sea inmejorable y con él nuestra seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *