Quiero pescado; y si no, carne: por qué el voto cuadrático es una buena idea para la democracia

Cada ciclo de elecciones alguien en Twitter se acuerda de esta popular viñeta de Mauro Entrialgo. Es una votación cualquiera, un plato de cena, pero en ella se trasluce uno de los problemas clásicos de la democracia: la tiranía de la mayoría. Si sólo tenemos derecho a dar una única elección, es fácil que salga beneficiado quien recaude más adeptos, aunque exista detrás más masa social dispuesta a elegir una opción diferente a su preferencia personal pero de mayor consenso. Y ya se ha llevado a la práctica.

etiquetas: voto cuadrático, democracia, glen weyl

» noticia original (magnet.xataka.com)


Mas información sobre en Quiero pescado; y si no, carne: por qué el voto cuadrático es una buena idea para la democracia