Muere a los 21 años de un infarto tras negarle ayuda dos médicos que estaban de servicio y a 650 metros

Y el desfibrilador estaba escondido en una habitación cerrada con llave. Al quedar inconsciente alguien llama al 112. Rápidamente su amigo Alberto coge un coche y se planta en el Centro de Salud del pueblo, junto con otros dos amigos. ¡Nosotros os llevamos! Los dos médicos se cierran en banda, y no solo eso: invitan a los chavales a irse a Lillo, a 12 kilómetros, a buscar el coche del ambulatorio ellos mismos.

etiquetas: salud

» noticia original (www.elmundo.es)


Mas información sobre en Muere a los 21 años de un infarto tras negarle ayuda dos médicos que estaban de servicio y a 650 metros